Los desafíos de la Educación superior en Costa Rica. Presentación del VII Informe del Estado de la Educación

ESTADO DE LA EDUCACIÓN

El pasado miércoles 28 de agosto, en el marco de la Cátedra del Profesor Alexis Orozco, la Escuela de Economía presentó los resultados del VII Informe del Estado de la Educación, con especial énfasis en los retos de la educación superior.  Se contó con la participación de Isabel Román Vega, coordinadora del Estado de la Educación,  y las profesoras e investigadoras de la Escuela de Economía e investigadoras del Estado de la Nación, Valeria Lentini Gilli y Marcela Román Forastelli.

 

 

 

Se comentó que el Informe del Estado de la Educación busca principalmente responder cuatro preguntas, a saber:

  1. ¿Existen en el país mecanismos que garanticen una instrucción docente de calidad con metas claras, tiempos de clase efectivos y una preparación sólida?
  2. ¿Permiten los sistemas actuales seleccionar a los mejores candidatos a la docencia en las universidades y en el Ministerio de Educación?
  3. ¿Cuenta el sistema educativo con mecanismos para reconocer a los docentes con mejores desempeños y apoyar a los que tienen rendimientos más bajos?
  4. ¿Tiene el MEP instrumentos efectivos para ofrecer una enseñanza de calidad a los estudiantes más vulnerables?

 

En dicho informe, se demuestra que en Costa Rica la educación no avanza al ritmo en que lo hacen otros países de América Latina.  Además, se refleja la necesidad urgente de revisar las políticas educativas vigentes; ya que a pesar de que aumentó el número de estudiantes en el sistema educativo, una de las principales preocupaciones es que en las aulas, se continúa con metodologías y programas que no se adaptan a las impulsadas por el Ministerio de Educación Pública. 

 

Estamos en un momento en el cual el sistema educativo requiere cambios urgentes, pero hay un conjunto de frenos que no nos permiten tener logros mayores.  Esta Jaula (haciendo alusión a la portada del informe) representa el status quo actual, un sistema educativo atrapado por una serie de aspectos que funcionan como barrotes que nos impiden mejorar (…).  El ave simboliza la educación, esa herramienta que históricamente el país ha elegido para echar a volar sus sueños en materia de desarrollo humano.  La nube oscura, nos recuerda que hay amenazas y consecuencias cuando hay inacción y cuando postergamos los cambios.  Dejar atrás esta jaula y alzar vuelo implicará hacer cosas distintas a la mayor brevedad.

Isabel Román Vega, Coordinadora del Estado de la Educación.

 

Dentro de los principales hallazgos del estudio destacan:

  • Bajo uso del tiempo efectivo de enseñanza en las aulas.
  • Existen desigualdades entre centros educativos que no reciben el currículo completo (los centros educativos que tiene un currículo reducido supera el 90%)
  • Hay poca regulación y control de la calidad de las instituciones formadoras de docentes que ejercen las autoridades educativas, lo que se plasma en baja calidad de los docentes que se forman.
  • En cuanto a los sistemas de contratación y retención en el MEP sigue siendo  obsoleto, basado en la antigüedad y la titulación antes que en idoneidad.
  • El MEP no cuenta con programas de inducción para los nuevos docentes, no tiene un sistema de evaluación del desempeño ni se ofrece una capacitación continua que supla las carencias de su formación inicial y les permita una actualización de conocimientos alineada con los temas de fondo y los enfoques de los nuevos programas de estudio.

 

En lo que respecta a la educación superior, se enfatiza en el estancamiento que sufre la cobertura de la población, la cual sigue enfocándose en la Gran Área Metropolitana. Además, se destaca la necesidad de ampliar la oferta de carreras, la cual resulta poco innovadora.

 

Fuente. Lentini y Román con datos de las encuestas de hogares del INEC

 

Un crecimiento del desempleo profesional, aunado a la falta de preparación para insertarse con éxito a la sociedad del conocimiento, resultan ser retos que debe asumir la educación superior.  Sin embargo, en relación con la eficiencia de la educación, de cada cohorte se tiene un promedio de graduación del 50%, lo cual resulta razonable e incluso superior al promedio de la OCDE.

Desafíos con los mismos recursos