Síntesis de la Mesa Redonda: “Reactivación Económica y medidas para fomentar el empleo”. Principales temas abordados y propuestas

El martes 21 de mayo, la Escuela de Economía de la Universidad de Costa Rica propuso un espacio intersectorial para poner sobre la mesa el principal tema del 2019: La Reactivación Económica y las medidas para fomentar el empleo.

El evento contó con la representación de algunos sectores que influyen en el mercado costarricense, entre ellos Luis Daniel Soto Castro, viceministro del Ministerio de  Planificación Nacional y Política Económica, Gonzalo Delgado Ramírez, presidente la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), Laura Cristina Blanco, docente e investigadora de la Escuela de Economía de la Universidad de Costa Rica y Gerardo Corrales, economista y consultor independiente.

Como punto de partida se destacó la relación directa entre empleo y crecimiento económico. Además, se señaló que el contar con capital humano calificado incide sobre el crecimiento.

La directora de la Escuela, Isabel Cristina Araya Badilla, quien participó como moderadora de la Mesa Redonda, comparte  una breve síntesis sobre los puntos clave que se abordaron durante la actividad y que considera relevante retomar:

 

Como punto de partida se destacó que existe una relación directa entre empleo y crecimiento económico. Además, se señalo que el contar con capital humano calificado incide sobre el crecimiento.

Cuando un país cuenta con capital humano con alta calificación, se generan niveles altos de ingreso, se propicia alta productividad, que a su vez genera un mayor crecimiento, y por ende mayor empleo, generando de esta forma un círculo virtuoso. Por el contrario cuando existe baja calificación, se logran bajos ingresos, baja productividad y por tanto poco crecimiento, cayendo en una trampa de crecimiento.

 

Caracterización de la problemática actual  

  • Todos los expositores coincidieron en señalar que Costa Rica tiene un mercado laboral dual,  un mercado que demanda alto nivel de calificación y paga altos salarios  y otro de baja calificación y bajos salarios.

 

  • La Dra. Blanco hizo referencia a la calificación del capital humano, que realiza la Organización Internacional de Trabajo en 4 categorías: el nivel 1 (sin completar la primaria), el nivel 2 (general básica con algo de educación técnica), el nivel 3 (con  1-3 años de educación vocacional superior) y nivel 4 (3-6 años  estudios superiores y postgrado). Comentó que en Costa Rica el 55,65% de la población mayor de 15 años está en el nivel 1,  el 32,14% en el nivel 2 y tan solo 1,15% en el nivel 3. Lo anterior, refleja que el grueso de nuestra fuerza laboral estaría dirigido al sector del mercado laboral de baja productividad y bajos salarios.

 

  • Estas condiciones demuestran que a nuestra fuerza laboral se le dificulte conseguir empleo y en caso de acceder al mercado laboral, es a empleos en condiciones precarias.

 

  • Tales características dan paso a una concentración de la riqueza. En este momento, según señaló Gerardo Corrales, el quintil más rico de la población solo tiene una tasa de desempleo de 1,8%, la cual podría ser atribuible al desempleo natural, es decir existe pleno empleo en ese quintil.

 

  • La desaceleración económica no afecta igual a todos los sectores, por lo contrario, el desempleo está focalizado en ciertos grupos etarios. Especialmente en la población más joven, para el cuarto trimestre de 2018, el nivel de desempleo entre las personas entre 15 y 24 años era del 31,7% y entre las de 25 a 34 años es de 10,9. (según la Encuesta continua de empleo del IV trimestre 2018 y el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), 2018)

 

  • En el caso de las mujeres, para el IV trimestre 2018 la tasa de desempleo aumenta varios puntos entre las jóvenes de 15 a 24 años, donde el porcentaje es del 37,8% y para el rango que está entre 25 y 34 años el desempleo alcanza los 14,9% (según la Encuesta continua de empleo del IV trimestre 2018 y el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), 2018).

 

  • Un problema adicional es que los sectores que demandan más trabajo (comercio, agricultura e industria) son los que mayor contracción han sufrido en los últimos años. En particular la desacelaración que presentó el sector comercio en el primer semestre del 2019,  en el que se perdió el 18,7% de los empleos en relación con mismo período de 2018.

 

  • Otra problemática es el bajo acceso a financiamiento y endurecimiento de condiciones para las micro y pequeñas empresas. Del saldo total de crédito a marzo de 2019, el 31% está en consumo (aún excluyendo tarjetas de crédito y vehículos), el 20% a crédito corporativo, en tanto que solo el 5% estaba colocado en mediana empresa y otro 5% en micro y pequeña empresa.

 

Dentro de las posibles soluciones planteadas:

  • Se necesita una mayor agresividad en las políticas sociales que atiendan estos problemas estructurales del mercado laboral y permita dotarlo de personas capacitadas, esto como parte de las medidas de mediano y largo plazo. A la vez es indispensable y necesario plantear políticas de urgencia para atender y solventar  los problemas de la población que actualmente está desempleada: 294.000 personas (según la Encuesta continua de empleo del IV trimestre 2018). En ese sentido uno de los expositores, señaló que debería de formularse un Plan de Emergencia a nivel nacional, para lograr este objetivo.

  • Uso eficiente de los recursos del peaje de APM Terminal para lograr la reactivación económica.

 

  • Ajuste de Planes Educativos de Universidades e INA en requerimientos del mercado. Los planes de estudios de los centros de enseñanza pública deben considerar los problemas estructurales en el descalce entre los requerimientos de habilidades por parte del mercado laboral y las habilidades con las que gradúan los técnicos y profesionales.

 

  • Fomentarse el empleo en las zonas periféricas, por medio de las Zonas Francas Rurales (intensivas en mano de obra no calificada ) podría ser un mecanismo que favoreca el desempleo actual.

 

  • Uno de los panelistas indicó que se requiere una participación más activa del Banco Central, el banco no debe dejar de lado sus objetivos subsidiarios de reactivación económica y empleo.

 

  • Debe buscarse los mecanismos para lograr el consenso y aprobar los Proyectos de Ley de Educación Dual y Flexibilidad Laboral.

 

  • Se requiere utilizar de forma eficiente los recursos de Banca para el Desarrollo. La Banca para el Desarrollo, que tiene alrededor de $500 millones sin colocar,  deben buscarse opciones novedosas que favorezcan el acceso al financiamiento de las micro y pequeñas empresas, siendo una opción a valorar el factoreo de facturas por cobrar al mismo Gobierno (ICE, INS, CCSS).

 

  • Uno de los temas urgentes es el acceso a financiamiento, se requiere una reducción en el costo de financiamiento, deben bajar las tasas de interés y los costos de intermediación.  Debe propiciarse una mayor eficiencia en márgenes de intermediación financiera, tanto en colones como en dólares, que permitan tasas de interés menores.

 

  • Actualmente, la informalidad ronda el 45% y deben buscarse mecanismos para reducirla, pero esto solo sería viable reduciendo las barreras de entrada al mundo formal.

 

  • También se deben reducir los costos para el inicio de nuevos negocios, es preciso apoyar los nuevos emprendimientos en sus primeras etapas, debe valorarse algunos periodos de gracia para el cumplimiento de las cargas administrativas y cargas sociales en los primeros años para estos micro y pequeños negocios, lo cual definitivamente favorecería la reducción de la formalidad.

 

  • Es necesario reducir los costos de operación, entre ellos los costos de electricidad. Uno de los panelistas indicó “Es necesario la apertura del Mercado Eléctrico, no puede ser que el ICE siga obligado a pagar sobreprecios a los operadores privados”.

 

  • Aumentar la eficiencia en la ejecución de los proyectos de inversión pública que agilice la ejecución de los mismos y permita inyectar dinamismo a la economía. En esa misma línea agilizar las compras públicas, impulsar una mayor competencia en las mismas a efecto reducir el sobre precio que paga el Estado en estas compras.

 

  • Debe agilizarse la tramitología del país, en todo el sector público, tanto a nivel del Gobierno Central y especialmente en los Gobiernos locales. Es indispensable definir una política de aplicación nacional, que respetando la autonomía de los gobierno locales, obligue a la agilización de los trámites, a su digitalización y a generar transparencia.

 

  • Es necesario reducir las barreras al crecimiento de las empresas, se deben buscar alternativas creativas que ayuden alivianar la carga que enfrentan los nuevos emprendimientos, los nuevos proyectos de inversión.

 

Además, destacó que “desde la Universidad buscamos fomentar una sana discusión en torno a estos puntos de vista y apoyar en la búsqueda del consenso, que permita definir e implementar medidas que realmente generen el dinamismo que requiere con urgencia nuestro país”.

Presentaciones de los expositores:

Reactivación económica y medidas para fomentar el empleo - Luis Daniel Soto Castro